El médico del emperador y su hermano

Si los emperadores son enviados de dios y dios es inmortal, entonces los emperadores son inmortales. Alrededor de ese dilema el médico que protagoniza esta novela decide acompañar a un todopoderoso gobernante a morir, dado que es incapaz de asumir la enfermedad que lo está acabando por dentro.

Cuando ocurre lo inevitable, el médico queda liberado y viaja a Cuba para ensuciarse de humanidad, pero ha sido tal su estoicismo, su tranquilidad casi cínica hacia sus muertos, que ni siquiera una amenaza sobre su vida le hace replantearse su lugar en el mundo. Solo la aparición de su hermana le plantea una salida, pero no siempre estamos a tiempo para aprender a existir.

Recuperada de: Planeta de libros, El médico del emperador y su hermano.

*Presiona sobre la línea roja para ir al trabajo correspondiente

Imagen 

Gesto

Lugar

La memoria encendida

Un autor bajo la ceiba

Palabra

2 años sin Roberto

Un autor bajo la ceiba